Cementos Cruz culmina el proyecto MOR3D para el desarrollo de morteros robustos y sostenibles específicos para impresión 3D en construcción.
Desde hace más de dos décadas Cementos Cruz desarrolla tecnología de materiales para optimizar sus productos, y en los últimos años, Cementos Cruz ha apostado fuertemente por la Industria 4.0, entre ellas la Fabricación Aditiva.
El proyecto MOR3D, llevado a cabo en colaboración con Tecnalia, persigue la investigación de la influencia de la formulación en las propiedades en fresco y mecánicas para la aplicación de la impresión 3D en la construcción del futuro.

El proyecto ha sido financiado a través del programa RIS3MUR COVID-19 del Instituto de Fomento de la Región de Murcia, con expediente 2020.08.IDI+I.0032.

 

 

Buscamos un/a ingeniero/a para incorporar a nuestro Departamento de I+D+i.

La persona seleccionada formará parte del equipo encargado de la investigación y desarrollo de materiales cementantes de huella de carbono.

 

Jornada completa

Salario superior a 20.000€/anuales

Imprescindible no haber cumplido los 30 años

 

 

Candidatura a través de la oferta nº 6680 publicada en www.sefcarm.es

 

Presentamos el proyecto REINCE, un proyecto cuyo objetivo es desarrollar geopolímeros de huella de carbono casi nula a partir de diferentes materiales, que en la actualidad no tienen casi aplicaciones como los residuos industriales, con el fin de reemplazar el cemento portland convencional mucho más contaminante (se calcula que la producción de una tonelada de cemento portland emite aproximadamente una tonelada de CO2 a la atmósfera) en la elaboración de hormigón.

Algunos estudios estiman que la industria mundial del cemento es responsable de la emisión de alrededor de 4000 millones de toneladas anuales de gases de efecto invernadero, además, una gran cantidad de minerales naturales se usa durante el proceso de fabricación del mismo.

Existen numerosas investigaciones en las que comparan la huella de carbono del geopolímero frente a la del cemento portland y concluyen que se pueden reducir las emisiones de CO2 hasta un 80%.

El proyecto REINCE para el desarrollo de hormigones de bajas emisiones de CO2 (2I20SAE00085) responde al objetivo de ‘Una nueva manera de hacer Europa’ de la Comisión Europea y está financiado en un 80% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) a través del programa Ris3Mur de la Comunidad Autónoma en la línea del Reto Social de Salud y Sostenibilidad de Recursos Naturales y en un 20% por fondos propios de la Consejería de Desarrollo Económico, Turismo y Empleo de la CARM.

 

     

La ecoeficacia supone desarrollar una economía donde los materiales se reutilicen (de la cuna a la cuna), disminuyendo considerablemente la demanda de nuevas materias primas obtenidas de recursos naturales (estructura regenerativa). En la actualidad, casi todas las actuaciones desarrolladas van hacia una economía ecoeficiente, donde se reutilizan parte de los residuos generados, pero seguimos a grandes rasgos en una economía lineal donde se siguen extrayendo grandes cantidades de recursos naturales. El siguiente paso es llegar a la ecoeficacia, y para ello, es clave un diseño adecuado.

El objetivo principal del proyecto ha sido crear nuevos productos descontaminantes, resilientes y con un diseño “ecoeficaz” para dar soluciones tecnológicas a los principales retos relacionados con el cambio climático y la transformación hacia una economía circular. En este proyecto, se han planteado el desarrollo de productos específicos considerando su posible revalorización al final de su vida útil.

 

Este proyecto ha recibido ayuda por parte del Instituto de Fomento de la Región de Murcia, dentro del PROGRAMA DESAFÍOS I+D REGIÓN DE MURCIA cofinanciado por la Subvención Global del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Cementos Cruz participa como socio en el proyecto de investigación ATRIC 4.0 «Acelerando la Transición hacia una Industria 4.0 sostenible, digital y circular, con nuevas tecnologías de proceso, IA y simbiosis industrial para maximizar la valorización de residuos de combustión en el sector de infraestructuras y reducir el CO2 emitido”.

El proyecto, que ha recibido la subvención del CDTI bajo su programa Misiones, persigue el desarrollo de nuevas soluciones para dar respuesta a uno de los retos actuales de las ciudades y la industria: garantizar sistemas eficaces de reciclado y valorización de residuos.

Con una duración de algo más de tres años, el proyecto cuenta con un presupuesto total superior a €7,2 millones, de los que ha recibido una subvención de más de €4,5 millones por parte del CDTI. El objetivo del proyecto es la creación de nuevas soluciones para afrontar uno de los principales retos de las ciudades actuales y la industria: la gestión de residuos y su valorización para la descarbonización. Con un enfoque circular y digital, el proyecto abordará el problema dual de aumento en la producción de residuos y de la disminución de los recursos disponibles para el desarrollo, conservación y mejora de infraestructuras.

Para ello, se desarrollarán nuevas soluciones que favorezcan la transición de la industria de procesos a través del uso de residuos industriales y corrientes gaseosas, para la obtención de productos de alto valor añadido en la construcción y en la industria.

Estas soluciones estarán orientadas a conseguir, principalmente, una mayor tasa de circularidad (45%) de nuevas materias primas secundarias de alto valor, contenidas en residuos de combustión; así como nuevos procesos para obtener materiales base cemento con menor huella de carbono. Del mismo modo, buscarán una reducción de las emisiones de CO2 (20%), capturándolo y valorizándolo como vector energético de origen renovable, e incorporando el uso de energías renovables.

Para el desarrollo de este proyecto, se ha constituido un consorcio liderado por ACCIONA CONSTRUCCIÓN y con la participación de las empresas ACCIONA ENERGÍA, TIRME, INCEINNMAT, SEMANTIC SYSTEMS, LENZ INSTRUMENTS y CEMENTOS LA CRUZ, y los organismos públicos de investigación TECNALIA, Universitat Politècnica de València, Universitat Politècnica de Catalunya, IGME-CSIC e IETCC-CSIC, CEDER, Universidad de Oviedo y Fundación Universidad de Loyola. De esta forma se garantiza la capacidad necesaria del consorcio para la creación de conocimiento científico y tecnológico, así como la generación de futuras líneas de desarrollo sostenible industrial en mercados potenciales como construcción, ingeniería, energía y digital.

CEMENTOS CRUZ lidera la actividad relacionada con el diseño de nuevas formulaciones cementantes en base a criterios de sostenibilidad, circularidad y eficiencia técnica, así como su aplicación en diferentes tipos de hormigones.

 

                                                                 

HORMICRUZ participa en el Proyecto VALREC para la Economía Circular en los Residuos de Construcción y Demolición (RCD).

Liderado por Surge Ambiental y Valoriza (grupo SACYR), y en consorcio con otras 7 empresas de la Comunidad de Madrid, el proyecto tiene como objetivo evitar el vertido de hasta 2 millones de toneladas al año de RCD y la reducción del 20% de la huella de carbono de las empresas.

Este proyecto nace con el objetivo de desarrollar soluciones innovadoras para incrementar la circularidad, trazabilidad y pureza de recursos minerales presentes en los Residuos de Construcción y Demolición (RCD), y así realizar una fabricación ecoeficiente de nuevos productos de construcción. El presupuesto del proyecto asciende a más de 5 millones de euros y tendrá una duración de 2 años.

En el proyecto también participan junto a HORMICRUZ y SURGE AMBIENTAL y VALORIZA (GRUPO SACYR), ALLGAIER, ADCORE, SIKA, SODIRA, KOLOKIUM y GBCe. Además se cuenta con el apoyo del centro de investigación y desarrollo tecnológico TECNALIA, del Instituto Eduardo Torroja de Ciencias de la Construcción IETcc y de la Universidad Autónoma de Madrid UAM.

En la Comunidad de Madrid se originan entre 5 y 7 millones de toneladas anuales de Residuos de Construcción y Demolición (RCD) al año, cerca de 36 millones de toneladas en España y 461 Mt si nos referimos al ámbito europeo. Del total de los RCD generados, aproximadamente el 30% se reciclan para usos de bajo valor añadido y se estima que el 30% de los RCD se eliminan en vertederos de residuos inertes sin ser tratados y el 40% se eliminan de forma incontrolada en escombreras y espacios naturales sin control.

El proyecto persigue crear un impacto económico, medioambiental y social entre los que destacan:

 

1)       incrementar en aproximadamente un 30% la circularidad de recursos minerales hacia productos de construcción de mayor valor añadido con horizonte 2025, evitando el vertido de hasta 2 millones de toneladas al año de RCD;

2)       reducir la huella de carbono en torno a las empresas participantes en torno a un 20% con respecto a la situación de partida;

3)       creación de empleo para desarrollar este proyecto, por parte de las empresas y de los organismos de difusión y generación de conocimiento colaboradores (TECNALIA, IETCC y UAM);

4)       la repercusión económica en las empresas alcanzaría los 17,2 millones de euros anuales fruto de la explotación de los resultados tras realizar una inversión privada de aproximadamente 2 millones de euros.

5)       Recapacitación de profesionales y generación de conocimiento entre las empresas de construcción y maquinaria de valorización en torno a tecnologías digitales y verdes.

 

Las diferentes soluciones que aportará VALREC se conciben desde una aproximación holística, adaptada al escenario local de la CAM, que aborde la superación de diferentes obstáculos, tecnológicos y de mercado. Con ello busca asegurar el cierre de ciclos en materiales y productos de construcción mediante la recuperación eficiente y la utilización de nuevas tecnologías de trazabilidad digital que tengan en cuenta criterios de economía circular y eficiencia de recursos y de energía.

 

Las soluciones investigadas en el proyecto irán asociadas a:

1)       la demolición selectiva y trazabilidad de calidades mediante la digitalización de la información;

2)       utilización de tecnologías novedosas para la obtención de materias primas recicladas de mayor pureza y calidades mejoradas;

3)       incorporación de mayor porcentaje (con un objetivo de hasta el 95% en peso) de las mismas en nuevos productos para el sector de la construcción con incremento prestacional de los mismos;

4)       demostración y validación de las soluciones eco-diseñadas, así como de las nuevas soluciones digitales que permitan disponer de mayor detalle de información a lo largo de la cadena de valor.

5)       Analizar y estudiar los resultados obtenidos desde el punto de vista técnico, comercial, ambiental y analizar la explotación de resultados y plantear nuevos modelos de negocio derivados del proyecto.

 

VALREC nace con el objetivo realizar una gestión de estos residuos de forma más sostenible, alineándose con los principales desafíos del sector de la construcción para conseguir mayor eficiencia de recursos materiales y sostenibilidad, con enfoque de cierre de ciclos inteligente:

–         Economía circular “España Circular 2030”: aportando mayor eficiencia y cierre de ciclos en el uso de los recursos materiales.

–         Cambio climático “Pacto Verde Europeo”: fomentando el desarrollo de tecnologías, materiales y productos constructivos alternativos que reduzcan sustancialmente las emisiones de gases de efecto invernadero en sus etapas de extracción, fabricación, transporte, puesta en obra y servicio.

–         Digitalización del sector “España digital 2025”: mejorando la información digital acerca de los materiales a lo largo del ciclo de vida y la cadena de suministro.

 

VALREC está financiado en el marco de las ayudas “Hubs empresariales de innovación abierta” cofinanciadas por la Comunidad de Madrid y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional para contribuir a la mejora de la cooperación público-privada en I+D+i mediante el apoyo a proyectos de innovación tecnológica de efecto tractor elaborados por núcleos de innovación abierta en la Comunidad de Madrid.

 

Antonio Ballester, Consejero Delegado de Cementos Cruz ha guiado al Consejero, y a los miembros de la corporación local por las instalaciones de la empresa afincada en Abanilla.

José Ramón Diez de Revenga, Consejero de Fomento e Infraestructuras, junto con José Antonio Fernández Lladó, Director General de Carreteras, José Antonio Blasco, alcalde de Abanilla y varios miembros de la corporación local han visitado hoy las instalaciones de Cementos Cruz.

Antonio Ballester, Consejero Delegado de Cementos Cruz, junto a Juan Luis Porrúa, director general de la cementera les han mostrado las innovaciones que se han llevado a cabo en las instalaciones así como han conocido los nuevos proyectos en los que la compañía está inmerso.

Así, el grupo ha visitado el centro de control de la planta totalmente automatizado, los nuevos silos y el laboratorio donde se está investigando el desarrollo de nuevos productos, además de conocer la nueva planta de impresión 3D de gran formato, actualmente en desarrollo, que será capaz de fabricar piezas de edificios posibilitando una gran reducción de material, agua y C02 en las construcciones. Esta tecnología permitirá crear edificaciones, mobiliario urbano, elementos decorativos y cualquier tipo de pieza de muy alta complejidad técnica, imposibles de lograr sin impresión 3D.

Cementos Cruz, alimentada en su totalidad por energía 100% de fuentes renovables, ha sido galardonada con el reconocimiento PYME INNOVADORA y ha desarrollado múltiples soluciones de mejora ambiental para nuestro entorno con el objetivo de combatir el cambio climático y sus efectos, desarrollando hormigones de muy baja huella de carbono, descontaminantes, autorreparables, biológicos, inteligentes, de muy altas prestaciones con grafeno etc, así como otras soluciones relacionadas con la Industria 4.0.

La empresa murciana está a la cabeza en I+D+i con proyectos en colaboración con el tejido empresarial, centros de investigación y universidades de la Región de Murcia y en todo el territorio nacional e internacional, llevando la cultura innovadora y la responsabilidad social y ambiental como insignia corporativa.

A través del apoyo del INFO y de fondos FEDER se han realizado diferentes acciones en materia de prevención.

Cementos Cruz ha realizado, desde que comenzó la pandemia, un importante esfuerzo en seguridad e higiene, a través de diferentes acciones para reducir el contacto físico entre las personas que cada día pasan por las instalaciones de la empresa.

Con la financiación del INFO, a través de fondos FEDER, y enmarcado en el «Programa de Apoyo a Inversiones Productivas y Tecnológicas Covid-19» (Expediente 2021.07.ITCO.0127) se han puesto en marcha las siguientes acciones en la empresa:

– Adaptación de todos los puestos posible a fórmulas de teletrabajo entre los empleados.

– Habilitación de zonas seguras para asegurar que los trabajadores cuya presencialidad es necesaria, trabajo con el mínimo riesgo posible de contagio.

 

HORMICRUZ ha finalizado recientemente el proyecto de I+D BIOCONCRETE, cuyo objetivo ha sido el desarrollo de nuevas formulaciones de hormigones y morteros que contribuyan a mejorar la calidad del aire y a hacer más agradable visualmente grandes obras de hormigón mediante la formación de un recubrimiento vegetal.

El proyecto ha buscado desarrollar un material con capacidad de generar ambientes más saludables, sostenibles y ambientales contribuyendo a mejorar la vida en nuestras ciudades a través de la reducción de CO2, la reducción de la temperatura de los ambientes urbanos y la calidad de nuestro entorno construido.

Además, estos materiales mejoran el confort térmico en edificios, funcionando como material aislante y regulador térmico, ofreciendo de este modo ventajas tanto medioambientales y estéticas, como térmicas.

Este nuevo material responde a la necesidad de establecer un mayor contacto de nuestro entorno con la naturaleza, logrando una simbiosis de naturaleza y construcción que abre la puerta a ciudades cuyos diseños incorporen la vegetación como un elemento más de la urbe.

El proyecto se ha llevado a cabo gracias a la financiación de CDTI a través de su Línea de Proyectos de I+D individuales y con la colaboración del Centro Tecnológico de la Construcción (CTCON) y el grupo de investigación Ciencia y Tecnología Avanzada de Construcción CTAC de la Universidad Politécnica de Cartagena UPCT y actualmente se encuentra en fase de escalado para lograr un futuro sostenible gracias al desarrollo de materiales avanzados.

 

Un nuevo proyecto para la obtención de materiales de construcción más sostenibles y basados en la economía circular echa a andar. Se trata del proyecto Keops, que, apoyado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI), tiene como objetivo principal el desarrollo de nuevos materiales cementantes que eviten totalmente el uso de cemento Portland, considerado la segunda fuente de emisiones de CO2 a nivel global, además de un gran consumidor de recursos, dando lugar a cementos y hormigones integralmente más sostenibles y con mayor valor añadido.

El proyecto Keops está formado por un consorcio de cinco empresas apoyadas por el Centro Tecnológico de Investigación Multisectorial (Cetim) y la Universitat Politécnica de Catalunya (UPC). En concreto, este consorcio está integrado por las compañías Adec Global, especializada en la gestión y valorización de escorias siderúrgicas procedentes de los hornos de fundición de chatarra y de la construcción en áridos reciclados; Cromogenia, filial del grupo Units dedicada a la fabricación de productos químicos para diversos sectores, como la construcción, donde está presente con aditivos y resinas para pinturas y morteros, adhesivos y productos para el tratamiento de aguas, entre otros; Cementos La Cruz, productora y comercializadora de cementos y hormigones; la constructora y promotora Extraco Construccions e Proxectos, y la productora de prefabricados Prefhorvisa.

Keops, que tendrá una duración de tres años, apuesta por sustituir el cemento Portland y los áridos naturales por materiales alternativos, mediante el tratamiento y la trasformación de los residuos de construcción y demolición (RCD’s). Con el fin de generar un producto de menor impacto ambiental y valorizar los residuos del propio sector y otros afines, el consorcio promueve el uso de precursores, áridos y bases cementantes procedentes de dichos residuos, reintegrándolos en la cadena de valor. «El uso de RCD’s permitirá trabajar en rutas globales encaminadas hacia la circularidad total dentro del sector de la construcción. Se prevé además estudiar nuevos aditivos, diseñados ad hoc, tanto para la mejora del proceso productivo como de las propiedades de los novedosos materiales desarrollados». Así, los geopolímeros formulados serán evaluados a través de su aplicación en productos reales. Se investigarán formulaciones específicas para hormigón proyectado, de alta resistencia química, para fabricación aditiva y para prefabricados, aplicaciones en las que se espera que estos geopolímeros/cementos alcalinos muestren propiedades superiores a sus homólogos convencionales.