NUEVO PROYECTO DE CEMENTOS CRUZ: CONCRELIFE SISTEMA PARA DETERMINAR LA VIDA ÚTIL DE LAS ESTRUCTURAS DE HORMIGÓN ARMADO

CONCRELIFE

CEMENTOS CRUZ ha comenzado a desarrollar un nuevo sistema para la determinación de la vida útil de las estructuras de hormigón armado, en un proyecto financiado por CDTI.

La penetración de cloruros en el hormigón armado es la principal causa de corrosión de las armaduras. La expansión que se produce en los productos de corrosión (óxidos de hierro) puede inducir estrés mecánico que, a su vez, puede llevar a la formación de grietas.

Por tanto, es importante predecir el tiempo que los agentes agresivos necesitan hasta alcanzar las armaduras de hierro.

La durabilidad del hormigón armado es el resultado natural de la doble acción protectora que el hormigón ejerce sobre el acero: por una parte, el recubrimiento supone una barrera física, por otra, la elevada alcalinidad del hormigón desarrolla sobre el acero una capa pasivante que lo mantiene inalterado por tiempo indefinido.

Desde el punto de vista de las construcciones, la durabilidad es la aptitud de satisfacer adecuadamente y de forma segura las necesidades de los usuarios durante largo tiempo precisando un mínimo de mantenimiento y vigilancia. Esta definición liga el concepto de durabilidad a los de calidad y seguridad en la satisfacción de las necesidades, aspectos muy importantes cuando hablamos de edificios o de infraestructuras.

Con este proyecto, Cementos Cruz se marca el objetivo de mejorar la durabilidad de las estructuras de hormigón, a través de la estimación de la vida útil, consiguiendo así disminuir los costes de mantenimiento y hacerlas más sostenibles.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *